Política de Seguridad y Salud Laboral | Grupo Biomaster

POLÍTICA DE SEGURIDAD Y SALUD LABORAL

Es compromiso de la Dirección velar por la seguridad y salud de los empleados, proveedores y clientes. Para ello, todos y cada uno de los miembros de la organización, nos involucramos en el en el respeto de la legislación de seguridad y salud en el trabajo, en su práctica y en su integración en todos los procesos de la actividad laboral en que intervenimos.

Los principios que deben guiar la acción preventiva eficiente en todas nuestras empresas son:

1.- La efectividad de la prevención de los riesgos laborales se basa en la involucración de toda la estructura organizativa en el desarrollo del sistema preventivo y de su mejora continua. Para ello se le someterá a revisiones periódicas con el fin de mantener y mejorar la eficacia y eficiencia de la consecución de los objetivos fijados.

2.- La implantación de la gestión de la prevención se realizará buscando las sinergias con los sistemas de gestión utilizados.

3.- Las medidas de prevención y protección colectiva serán siempre prioritarias a los sistemas de protección individual, para la disminución y control de los riesgos laborales.

4.- La información, formación y participación continuada de todos los trabajadores en la actividad preventiva es necesaria como garantía de éxito en la mejora de la cultura preventiva, el control de los riesgos y de las situaciones de emergencia.

5.- Corresponde a cada trabajador velar, según sus posibilidades y mediante el cumplimiento de las medidas de prevención que en cada caso sean adoptadas, por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos y omisiones en el trabajo, de conformidad con su formación y las instrucciones de sus superiores.

6.- El Gerente de Zona o de Empresa será el responsable de la dirección y planificación de la actividad preventiva, para conseguir los objetivos marcados en seguridad y salud laboral.

7.- Nada puede justificar la no aplicación de las medidas básicas de seguridad en el trabajo que pudieran poner en riesgo la integridad de nuestros empleados o terceras personas.